domingo, 5 de octubre de 2008

Color de ojos.

Título: Ojos.

Autor: *Runa*.

Género: Comedia/Romance.

Aclaraciones: One-shot original. Los personajes son míos y de nadie más.



Andrea ya estaba oficialmente harta. ¡No estaba enamorada! ¡Y menos aún de Fernando!

-¡Que testaruda eres! –le recriminó Flor. Estaban reunidas las cuatro amigas que, según Andrea, eran las cuatro mosqueteras.

-No soy testaruda –se defendió Andrea-. Sólo soy…

-¿Terca? –la interrumpió Raina, sonriendo.

-¿Obstinada? –inquirió Carla con sorna.

-¿Cabeza dura? –agregó Flor, aguantándose la risa.

-Sólo soy persistente –repuso la muchacha, testaruda como ella sola.

Sus amigas alzaron los ojos al cielo. Hacía un buen tiempo que Andrea estaba enamorada de Fernando, pero su obstinado cerebro se rehusaba a admitirlo.

-Hay una manera muy simple de saber si él está tan enamorado de ti como tú de él –afirmó Carla. Andrea puso atención casi al instante.

-¿Ah, sí? ¿Cómo? –preguntó la joven, traicionándose.

-¡Ja! ¡Lo sabía!-. Flor había saltado de su asiento y ahora apuntaba a la rubia con el dedo-. ¡Admitiste estar enamorada de él!

-¿Q-qué? ¡No!-. La cara de Andrea enrojeció notoriamente.

-No lo negaste –dijo Raina, sonriendo con picardía. Andrea abrió la boca para protestar, pero la cerró casi al instante. Ella sola se había echado de cabeza, no podía quejarse esta vez.

-Sólo di que piensas hacer –pidió la chica, enfurruñada en su asiento.

-Ya lo verás, pequeña saltamontes –le dijo Carla, poniendo énfasis en las dos últimas palabras. Andrea le lanzó una almohada.

Un Rato más tarde, Fernando tocaba el timbre de la casa de Flor. Estaba levemente extrañado, pues no se esperaba que lo llamaran tan de improviso. Carla y Raina le abrieron la puerta, y lo guiaron a la sala de estar. En ella estaban sentadas Flor y Andrea, esta última con los ojos vendados.

-Fernando, necesito vendarte los ojos –le explicó Carla, mirándolo fijamente a los ojos. El chico la observó receloso.

-¿Para qué?

-Sólo hazlo –indicó Flor.

-Ehm… ok –aceptó Fernando, cuyo instinto decía que tenía que salir huyendo. Las tres amigas de Andrea sonrieron y Raina se dispuso a taparle los ojos al chico.

Después de tener a ambos con los ojos vendados, Carla empezó a hablar.

-Fernando, ¿de qué color son los ojos de Andrea?

-Eh… no estoy seguro, creo que son grisáceos. No sé bien.

-Andrea, ¿de qué color son los ojos de Fernando?

-Tampoco estoy segura. Sólo sé que son oscuros.

Las otras tres jóvenes se miraron sonrientes y Carla les quitó las vendas. Andrea y Fernando se miraron, comprobando el color de ojos del otro y, al preguntar el chico por qué se hizo tanto teatro, Carla se limitó a responder:

-Cuando te enamoras de alguien, olvidas el color de sus ojos-. Andrea y Fernando se quedaron mudos y enrojecieron.

8 comentarios:

Morrigan dijo...

No suelo leer romance que termine bien, la verdad es que soy apasionada por la tragedia de shakespeare. De todos modos me ha parecido interesante runita.

^^

Black_16 dijo...

No me gusta mucho el romance, pero tu forma de escribir me parece divertida y aunque el final es un poco... Extraño, no sé, es una afirmación un tanto general decir que se te olvida el color de los ojos de quien estás enamorado.

Saludos.

Candy002 dijo...

Mi opinión de los personajes ya las sabes, y espero con ansías el día en que sean una caricatura o un cómic famoso para que pueda presumir de que yo conocí a la artista.

La historia es adorable, posee una ingenuidad que lejos de resultar atolondrada o tonta, es enternecedora. Ortografía, grámatica y demás implecable.

Debo decir que no creo que uno se olvide del color de ojos del aguien al enamorarse. Sólo se me ocurre eso si ambas personas son un par de distraídos.

Ha estado lindo, una bonita forma de pasar el rato. Estaré esperando la siguiente actualización, guapa.

Saludos, hermanita.

Alicia dijo...

Cómo escribes, Runa.

Y la verdad la historia se me está haciendo muy bonita... aunque me recuerda un poco a mí, sobre todo la última frase.

Recuerdo que cuando le hablé a mi mamá de quien ya sabes, no recordé su color de ojos... de hecho fue lo único que se me olvidó mencionar...

Total, así nos pasa.

Miyuki

lol dijo...

Es raro, ya se que me dijiste que no lo tomara literal, pero aun asi me parece raro lo de olvidar el color de ojos.

Sabes que me gusta mucho esta serie xD

continua pronto (si es un conti please)

*Runa* dijo...

A ver, chicos, ya se que no entendieron la metáfora, así que la explico: No es que te olvides del color de ojos, sino que cuando te enamoras deja de importarte el aspecto de la persona.

"Sabes que me gusta mucho esta serie xD"
LOL ¿Es una serie? Genial...

Ninny dijo...

Me gustó mucho la pequeña historia, muy tierna y divertida a la vez. De más estaría decir que esta perfectamente narrada.
Lo único en lo que difiero es el desinterés por el aspecto físico del afortunado. Para mí es al contrario, pasa a ser la persona más hermosa, y sus defectos son bonitas marcas de personalidad (¡Dios, qué cursi soy!).
Eso sí, el color de ojos deja de ser definido, ya que le prestás más atención y le encontrás variaciones

Tori dijo...

A pesar de que entendí mal la metáfora (para mi era que una persona cuando está enamorada le cuesta mirar a los ojos a esa persona, porque uno está avergonzado) me gustó. Sencillo, sin faltas marcables y que me alegró un poco el día.

Tierno, Runa, tierno.

Arrivederci.

MigratoryBird de LMF :)