domingo, 5 de octubre de 2008

Euforia.

Título: Euforia.

Autor: *Runa*.

Género: Comedia.

Aclaraciones: One-shot original. Todos los personajes y la trama son de mi completa autoría.



Saltaba encima de su cama, entonando la canción a voz en cuello. Los estruendosos versos de “Best Friend” retumbaban por la casa casi vacía.

Andrea no cabía en sí de alegría. ¡Fernando y esa chica habían terminado! Claro, después de tres meses "nada" muerta de celos, esta noticia era la mejor del mundo. Pero en esta ocasión, la joven se había guardado muy bien su opinión.

A sus dieciséis años, Andrea seguía siendo una niña. Esa tremenda euforia, a causa del sufrimiento de su amigo, era una actitud infantil y ella lo sabía. Pero, ¿no tenía derecho, después de meses verde de celos, para alegrarse con semejante noticia? ¿No podía ser infantil, aunque sea en su habitación?

El sonido incesante del celular era ahogado por la voz desafinada de Andrea y el volumen de la radio, por lo que la chica no se dio cuenta de las tres llamadas perdidas hasta que…

-¡Andrea! ¡Ábreme la puerta!

… la voz de Fernando se hizo oír por encima del bullicio. Andrea se quedó quieta, muda y bastante ruborizada.

-¡Sé que estás ahí!-. La voz del chico sonaba molesta. Mala señal.

-¡Fer! –gritó Andrea asomándose por la ventana de su cuarto, en la planta alta. -¡¿Qué pasa?!

-¡¿Me puedes abrir la puerta?! –exclamó Fernando. La chica hizo un gesto afirmativo con la cabeza y cerró la ventana.

Ella bajó las escaleras a la volada, pero se detuvo frente al espejo del recibidor. Su cabello rubio estaba completamente despeinado y los ojos grises más brillantes que nunca. La cara estaba totalmente roja, dando a entender lo acalorada que estaba.

-Hola Fer –saludó la joven al abrir la puerta. Fernando hizo una mueca burlona al ver el aspecto de su amiga.

-¿Por qué no contestabas el celular? Me preocupé –la regañó el chico. Ella se sonrojó aún más.

-Es que… -. El cerebro de la rubia trabajaba a mil por hora, y aún así no encontraba excusas.-Es que… no lo oí.

Mala excusa, terriblemente mala, pero Fernando se la creyó.

-Mmm… ok. ¿Te molestaría si hablamos de Clarisse?

-¿De tu ex novia? ¿Por qué?

-Porque necesito desahogarme con alguien-. Andrea suspiró y con su mejor sonrisa se dispuso a escuchar a su amigo, claro está, escondiendo su euforia.

1 comentario:

lol dijo...

No me gusta mucho este, no se en el lugar de fernando me sentiria traicionado..

Ne...